Inicio

ALFREDO GONCALVES

Tocar el piano en una agrupación, orquesta, acompañar un cantante o incluso como solistas demanda de nosotros un amplio conocimiento de todo nuestro entorno musical, ya que el piano es un instrumento que puede ser ejecutado de muchas formas y en esta segunda parte del «acompañamiento» estaremos desarrollando lo que comentaba en la nuestra primera entrega del acompañamiento, para mezclar los elementos principales de la música y crear formas de acompañamiento originales.

En esta ocasión tomaré como ejemplo los ritmos del caribe específicamente el Merengue Dominicano y la Cumbia Colombiana; siendo nuestra base para ejemplificar la forma de visualizar el posible acompañamiento y poder tener un criterio de enfocarlo a nuestra manera. 

Creando un acompañamiento

inicialmente partimos del estilo musical para tener claro si queda bien algo muy elaborado o algo más bien sencillo, pero en cada acompañamiento podemos comenzar con negras e ir haciendo tantas subdivisiones del ritmo como podamos.

Negras

corcheas alternando manos

semicorcheas alternando manos

Ritmo creado

Para crear el ritmo de merengue, vamos a asignarle una función a cada dedo de manera que entre todos crean una sensación rítmica muy rica, como puedes observar en la próxima imagen hay pequeñas armonizaciones en algunas partes para dejar claro el acorde.

Tutorial

Resumén

Finalmente solo debes repetir este ejercicio, hasta que puedas hacerlo con facilidad y compongas tus propios ritmos.

Bien, esto ha sido todo por el momento, si te ha gustado este tipo de contenido déjamelo saber en la caja de comentario para hacer mas ejercicios que te ayuden en tu mejora musical.

Post De interés

Comparte este artículo para llegar a más personas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Post De interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.